“El restaurador de arte”: intriga, pintura, restauración y archivos

“Eligió trabajar con la belleza del pasado en lugar de crearla en el presente”
(Julián Sánchez, “El restaurador de arte”, p. 235)

El restaurador de arte El conjunto pictórico realizado por José María Sert para decorar la iglesia de San Telmo (San Sebastián, España) es el motivo central en torno al cual gira la novela  “El restaurador de arte“, escrita por Julián Sánchez -autor también de “El anticuario“-  y publicada en el año 2013.

Pero no estamos ante una novela sobre la pintura; ni ante una historia de pintores… No, no nos encontramos ante un relato tan simple. Por el contrario, aunque los magníficos y apabullantes paneles salidos de la inspiración de Sert inundan cada página del libro, lo puramente pictórico queda superado por una misteriosa trama dominada por un profundo secreto, por el tratamiento de una apasionante actividad profesional -la restauración de pintura-, por la presentación de varias historias de amor, por la combinación de espacios y tiempos diversos y superpuestos y, cómo no, por una interesante investigación en la que se entremezcla lo policiaco, lo histórico y lo humano.

Iglesia de San Telmo (San Sebastián) Natalia Ferrando

Iglesia de San Telmo (San Sebastián)
© Natalia Ferrando

Es esa investigación, como ya habrán adivinado, lo que hace posible que “El restaurador de arte” figure entre las páginas de este blog. En efecto, la necesidad de información llevará a los protagonistas -un escritor, un restaurador y una relaciones públicas- a visitar diversos archivos con la finalidad de acceder a las fuentes primarias que contribuyan a conocer las causas de una muerte producida en extrañas circunstancias y que, además, puedan arrojar un poco de luz sobre un oscuro secreto. Las pesquisas se realizarán en archivos públicos y privados, accediéndose a diversas tipologías documentales entre las que las actas, la documentación económica -especialmente las facturas-, y las cartas se erigirán en piezas clave. Las primeras –actas y facturas-, vinculadas con archivos públicos e institucionales y las segundas, las epístolas, en estrecha relación con los archivos privados o personales. Así, el archivo del Museo San Telmo y los documentos que dan forma al archivo personal de José María Sert se convierten en verdaderos protagonistas en el desarrollo de la intrigante acción.

 Archivo del Museo San Telmo
Es este el primer archivo que es aludido en la novela, hecho que no ha de resultar extraño si tenemos en cuenta que buena parte de la acción se desarrolla en este espacio expositivo al que se encuentra anexa la iglesia erigida bajo la advocación del milagroso San Telmo, patrón de los marineros:

“…para el segundo día de trabajo, Enrique escogió el archivo histórico…El documento de referencia eran las actas de la Junta de Gobierno del Museo San Telmo…Al estar digitalizadas, su trabajo se simplificó notablemente…” (p. 188)

museo san telmo archivo

Archivo digital del Museo San Telmo desde el que podemos acceder a las actas consultadas por el protagonsita de la novela.

La consulta de esta documentación, fundamental para el mejor conocimiento de una institución de este tipo, proporcionará información al escritor protagonista. El acceso novelado, tal como se nos informa, se produjo de manera digital al contar el archivo con este material en formato electrónico. Lo más interesante es que esto no forma parte de la ficción. Efectivamente las actas de la junta del Museo San Telmo están digitalizadas y accesibles a través del sitio web de la entidad museística, pudiéndose realizar búsquedas que hacen más rápida la investigación. Invitamos a todos los interesados a consultar esta documentación e incluso podemos acceder a esos libros V y VI que fueron objeto de consulta por el protagonista del relato del que nos ocupamos. En esta ocasión el archivo y los medios reflejados en esta novela son reales poniéndose de manifiesto que su autor conoce el ámbito documental en el que se desenvuelve la acción.

Visita al Museo San Telmo en la que podemos contemplar los espacios novelados en “El restaurador de arte”: claustro, iglesia, biblioteca…(https://youtu.be/tg6Xajb_EgU)

Archivo personal de José María Sert
Los archivos privados están representados en esta ocasión por el volumen documental generado y reunido por el pintor José María Sert a lo largo de su trayectoria personal y profesional. De hecho, tal como se afirma en el texto: “…Los herederos del pintor guardaban una gran colección de cartas manuscritas, anotaciones y bocetos de la mano original de José María Sert…” (p. 109). Pero no hay que olvidarlo: estamos ante un archivo personal y rápidamente se nos sitúa ente esa cruda realidad que todos los investigadores y archiveros conocemos: “…el archivo familiar de Sert no es un archivo público al que puedas acceder así como así…” (p. 194). De hecho se afirma: “…no podrás acceder con facilidad al archivo…” (p. 195). Es obvio que todos conocemos las dificultades que entraña la consulta de un archivo privado y en esta ocasión no iba a ser una excepción. La amistad con los propietarios, la insistencia constante o, como ocurre en este caso, acudir con el aval de una institución de prestigio pueden abrir las puertas con más facilidad; pero no siempre es tarea fácil, revelándose nuevamente el autor como un buen conocedor de la realidad archivística imperante.

Del archivo personal de José María Sert, conservado por su familia en Barcelona, interesa al protagonista de la acción la sección “Correspondencia” porque es en las cartas donde “…se mezclaban con idéntica medida los asuntos profesionales con los personales…” (p. 111). La carta es, como hemos insistido en otras ocasiones, una tipología muy habitual en los archivos privados conteniendo, en efecto, una información de gran interés que posiblemente no podamos hallar en otros documentos. De hecho, también en esta novela se hace referencia a la consulta de las cartas de Zuloaga, conservadas en el museo del pintor, sito en Zumaia, puesto que se intuía que podrían localizarse allí datos sobre la relación profesional mantenida entre ambos artistas. La carta, sin duda, es una fuente inagotable de datos de interés.

Otros archivos
Pero el periplo archivístico del restaurador y del escritor protagonistas del relato no queda ahí. Así, archivos históricos provinciales, el archivo privado de la familia Wendel  e incluso los Archives Nacionales (París) son visitados entre las páginas del libro… un libro muy archivístico.

Sin embargo, es verdad… hay muchos archivos y pocos archiveros. En efecto, no se hace referencia a la existencia de archiveros –sí de bibliotecarios- que se ocupen de esos depósitos documentales aludidos, hecho que no es más que una muestra de la realidad imperante en nuestro país con respecto a unos profesionales que, aunque un poco más visibles ahora, debemos continuar reivindicando nuestro papel porque… por muy digitalizados que estén los documentos si no hay un archivero que los describa poco se agilizará su consulta.


Agradecemos a Natalia Ferrando, historiadora del arte e integrante del Departamento de Educación y Acción cultural del Centro de Arte La Regenta (Las Palmas de Gran Canaria),  la cesión de la imagen del interior de la Iglesia de San Telmo (San Sebastián).


Anuncios

Acerca de Fernando Betancor Pérez

Archivero (El Museo Canario), Licenciado en Documentación (UC3M), Especialista Universitario en Archivística (UNED), Licenciado en Geografía e Historia (ULL) Publicaciones
Esta entrada fue publicada en Archivística, Archiveros, Archivo, Archivos personales, Archivos privados, Archivos y literatura, Archivos y pintura, Patrimonio documental, Restauración, Restaurador y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s