La recuperación de la memoria (XI): dialogando con Katarzyna Zych, restauradora de obra gráfica y patrimonio documental

Reanudamos nuestra sección “La recuperación de la memoria” con la participación de Katarzyna Zych Zmuda, técnico en restauración de patrimonio documental y obras de arte sobre papel.

Katarzyna Zyck trabajando en el TEA (Tenerife Espacio de las Artes) (Fotografía de J. Bravo)

Katarzyna Zyck trabajando en el TEA (Tenerife Espacio de las Artes) (Fotografía de J. Bravo)

Esta restauradora, nacida en Cracovia (Polonia) y afincada en la isla de Tenerife (Canarias, España), es especialista en técnicas y arte oriental realizando un trabajo de fin de carrera  titulado “Etude, Conservation et Restauration d’un Paravent Pliant Japonais, Rokkyoku Byobu” (Institut de Formation de Communauté Français, de Belgique, diplôme de restauration d’œuvre d’art sur papier) . Desarrolla una dinámica actividad en el campo de la restauración y conservación de material sobre papel, compaginando el trabajo en su taller –establecido en Tenerife en 2002 bajo la denominación de “Papyri ARS” –, con la actividad docente, impartiendo cursos formativos sobre conservación y restauración del patrimonio documental, especialmente aplicación de técnicas japonesas en intervenciones de obra gráfica occidental.

Damos comienzo a nuestra charla…

¿Cuándo decidió que la restauración de obra gráfica sería su profesión? ¿Vocación o descubrimiento?
EN el taller

Katarzyna Zych en el taller

Fue un largo camino para encontrar lo que me gustaba de verdad, pasando por diferentes sectores, pero todo tiene un lado positivo. Puede ser que por esas experiencias yo tenga una visión diferente de los problemas. He sido maestra y he trabajado durante un tiempo con niños. También he sido responsable del área de eventos y exposiciones en un centro cultural y en una asociación de artistas en Cracovia. Siempre he querido encontrar algo que me gustara de verdad, ya que nunca lo tuve claro; siempre me interesaron muchas cosas. Mi vida me llevo muy lejos de mi casa, con lo que gané nuevas ideas y nuevas experiencias. Fue en ese momento cuando empecé a estudiar pintura, dibujo, grabado y, finalmente, restauración. En principio me interesaba más la pintura, pero el destino me puso en el camino de la carrera de restauración de papel. Fue como una invitación, o más bien como un empujón, que me decía: pruébalo. Valieron la pena la espera y la búsqueda hasta ese momento. Desde que comencé con esto me interesé por el arte oriental y las técnicas orientales, que se convirtieron no sólo en parte de mi aprendizaje y de la búsqueda del conocimiento y de sus aplicaciones a la restauración occidental, sino que pasó a ser la pasión de mi vida.

Desde el año 2002 trabaja en Tenerife. Mi percepción, por lo menos en mi ámbito geográfico canario, es que hay pocos restauradores de obra gráfica ¿Cree que es así? ¿A qué puede deberse?

Durante mucho tiempo fue así. Al estar en una provincia, los restauradores de obra gráfica tienen que formarse fuera de las islas y es una carrera hasta ahora muy poco conocida. Por otro lado, la gente que viene de fuera no suele aguantar mucho en las islas o por lo general tienen miedo a que no exista un volumen de trabajo considerable y constante, o que éste incluso sea de poco valor o centrado en obras de escasa importancia. Sólo en determinados casos los restauradores son capaces de mudarse a las islas, como cuando se les oferta una plaza fija de trabajo. Difícilmente lo hacen por iniciativa propia, tratando de abrirse su propio camino profesional aquí. Recuerdo un día en el que tuve de visita en mi taller a dos restauradores, uno de Madrid y otro de Alemania, que se sorprendieron al ver obras de cita 1mucho interés: no les cuadraba con la idea preconcebida que tenían de lo que podía significar restaurar en Canarias. Puede deberse también a que existen restauradores de otras especialidades que intervienen sobre las piezas en papel, aunque, por norma general, estas actuaciones van en detrimento de la conservación de las propias obras. Además, a nivel global existen muchos menos restauradores de obra gráfica que en otras especialidades de restauración. Si esto lo extrapolamos a Canarias, donde no existen centros formativos específicos de restauración de obra gráfica, los números salen solos.

Pero la situación está cambiando. Aunque tenemos carreras nuevas y poco definidas, existen muchas posibilidades de especialización con los masters. No sabría decir si esto es positivo. Donde yo me formé, y desde hace ya muchos años, especializarse en una disciplina concreta de restauración es lo más normal.

Con la puesta en marcha del taller Papyri ARS en 2002 se vino a llenar un vacío existente en la isla de Tenerife en el ámbito de la restauración de obra gráfica. De una manera general, ¿cuál sería su valoración general sobre el estado de conservación del patrimonio documental en las Islas? ¿Existe interés real de las instituciones por la restauración del patrimonio?
documento

Laminación estilo japonés de dos capas con papel fino de 3 g. Documento restaurado por Katarzyna Zych.

No es la primera vez que valoro el estado del patrimonio documental en las islas. Se puede concluir que hay poco dinero y falta de interés en invertir sobre los sistemas de conservación, y todavía menos en la restauración del patrimonio documental. He realizado numerosos informes, proyectos, estudios y siento que es como luchar contra los molinos. En las islas tenemos un patrimonio documental y artístico muy interesante. A menudo todavía nos podemos sorprender de las piezas tan valiosas con las que nos encontramos en colecciones públicas o particulares. Mi experiencia, a nivel público, es que hay más interés en la mejora de determinadas obras, cita 5que son seleccionadas de las colecciones cuando llega el momento de realizar una exposición pública, y no parecen interesar tanto muchas otras obras que serían realmente las que necesitarían de una intervención más inmediata. Evidentemente hay que decir que hay muchas personas que trabajan metódicamente en la mejora de sus colecciones, granito a granito, pero es necesario concienciar más sobre conservación, especialmente con el clima que tenemos aquí, tan destructivo para el papel.

Ha trabajado en diferentes países de Europa ¿Qué diferencias encuentra –si las hay– entre el estado de la restauración en Holanda o Bélgica con respecto a España? ¿Es mejor conocida la restauración de obra gráfica en otros espacios geográficos? ¿Son mejor valorados los restauradores?
Katarzyna Zych retrato

Katarzyna Zych durante el curso en AFEDA (Madrid, 2013): “Aplicación de técnicas orientales en conservación y restauración de libros”

Hubo un momento, especialmente en Holanda, en que cada museo, archivo o biblioteca importante tenía taller y restauradores propios. Con la crisis que aún vive Europa, algo ha cambiado. Es curioso que cuando me encuentro con restauradores del norte o colegas que han estudiado allí, siento que tenemos las mismas bases de preparación o que compartimos unas premisas básicas muy sólidas. En España he sentido muchas diferencias al llegar. Evidentemente todo esto va cambiando y Europa se globaliza.
Por lo general, hay menos interés en este tipo de estudios; no solo por desconocimiento, sino por la dificultad del trabajo y puede que también por el menor valor de la obra gráfica con respecto a otras disciplinas artísticas. En cualquier caso, creo que los restauradores de papel son más valorados en el norte de Europa. En España y especialmente en las islas nos cuesta dar valor a las personas preparadas, con conocimientos, etc. Fácilmente damos valor a lo que es de fuera y no vemos lo que tenemos a nuestro alrededor.

¿Cuál es el mayor reto al que se ha enfrentado en su vida profesional?

El reto que más ha influido en todo mi trabajo fue la restauración de un biombo tradicional japonés de seis paneles del siglo XIX. Fue el trabajo más complejo, y desconocido para mícita 2 en su momento, por carecer de toda la información sobre su estructura y las técnicas empleadas en su elaboración. El reto fue empezar a estudiarlo antes de tocarlo y aprender todas las técnicas orientales para entender los problemas y poder intervenir de manera adecuada. Con este trabajo aprendí y llegué a entender muchos de los procesos tradicionales (que al principio parecen un tanto ilógicos desde el punto de vista de un restaurador occidental), las características de los materiales japoneses, etc

Restaurando de un biombo.

Restaurando un biombo.

Ese fue el principio de mi trayectoria. Estoy segura de que si no hubiera hecho este trabajo, mi visión de la restauración habría sido totalmente diferente. Hubo otras muchas obras y muy complicadas, en las que he podido aplicar lo aprendido hasta entonces y continuar aprendiendo de los nuevos problemas y soluciones.

Cada caso tiene su propia identidad y dificultad. Realmente para mí, y lo que me encuentro a diario en mi trabajo, son las obras de arte sobre papel, y en especial en arte contemporáneo, las que requieren mayor estudio y necesitan de una atención más profunda. Esto se debe a que los propios artistas, a la hora realizar sus creaciones, obviamente no se paran a pensar en la calidad de los materiales que emplean, la compatibilidad estructural que puedan tener estos materiales entre sí a lo largo del tiempo, la durabilidad de una determinada técnica pictórica, etc. En cuanto a retos, no me gusta destacar las obras de los autores más importantes o de los grandes maestros del arte. Para mí cada pieza tiene el mismo valor y necesita de la misma atención en el momento de la intervención. No por restaurar un Goya o un Picasso el trabajo es más interesante. A veces un sencillo plano local antiguo, totalmente deteriorado, recuperarlo puede ser un gran reto cuando veo que se me deshace en las manos.

Agua, fuego, xilófagos, tintas, acción antrópica… ¿qué agente cree que es más nocivo para el documento?

Seguramente todos diríamos que el hombre, ya que somos quienes ponemos las reglas y también quienes las incumplimos sistemáticamente en todas las áreas. Mi experiencia en las islas también me ha dejado ver que aquí las condiciones ambientales están lejos de ser las óptimas para la conservación de las obras y que por tanto pueden ser la causa la más destructiva. Si en el clima subtropical que tenemos veo tantos problemas a diario, no quiero ni pensar cómo puede llegar a deteriorarse el soporte de papel en los climas tropicales. Es evidente que también en caso del papel, el uso de materiales con alto grado de acidez provoca muchos deterioros. Si a esto sumamos unas condiciones ambientales extremas, el problema se duplica. Pienso que dependiendo de dónde se encuentren las colecciones, en qué parte del mundo, y si las condiciones ambientales están bien o mal controladas, es lo que más influye sobre el deterioro de papel; además de manera brutal. Esto mismo lo he visto también en el norte de Europa, donde las condiciones ambientales son totalmentecita 3 diferentes y las degradaciones por estas causas no son tan extremas. Mientras que allí he visto casos de foxing de forma esporádica, aquí este tipo de degradación es el problema de cada día. Aunque en Bélgica puede llegar a llover 300 días al año, nunca vi tantos problemas con diferentes tipos de hongos, foxing, etc. como aquí. Después de trabajar durante 15 años en Tenerife, creo que las condiciones ambientales son primordiales para las obras. Tampoco hay que olvidar el deterioro por la radiación UV. Los niveles de radiación aquí no tienen nada que ver con los que podemos encontrar en otros lugares de Europa, y esto también es una de las causas más destructivas del papel, además a nivel estructural, afectando directamente a la celulosa. Cuando tenemos soportes muy afectados a veces no es posible la manipulación ni la limpieza y los procesos de restauración son sumamente complicados.

Su vinculación con los sistemas de restauración orientales es conocida por todos ¿Cómo entró en contacto con este tipo de sistemas? ¿Qué aportan estos sistemas a la restauración occidental?

Mi interés por el arte oriental surgió gracias a una querida amiga, belga, historiadora del arte y que lamentablemente ya no está con nosotros, que me enseñó muchísimo y me trasmitió el gusto por aprender lo desconocido en el terreno del arte. Así que desde que comencé mis estudios tuve mucho interés por todo lo oriental, llegando finalmente a desarrollar el trabajo de fin de carrera sobre biombos japoneses, realizando la restauración completa de un biombo del periodo Menji. Durante este trabajo me encontré con la restauradora Sandra Grantham, especialista de arte oriental en el Victoria and Albert Museum de Londres, que se encontraba en ese momento terminado una tesis doctoral sobre biombos y técnicas orientales. Una gran coincidencia. Sus enseñanzas fueron una gran ayuda para mi, ya que en la literatura técnica internacional no existían en ese momento muchos trabajos escritos sobre estos temas. Tampoco había posibilidades de asistir a cursos específicos de técnicas orientales. Posteriormente si pude participar en varios cursos sobre restauración y conservación de soportes de papel y de seda, montajes tradicionales de rollos o biombos organizados por el National Research Institute for Cultural Propeties de Tokyo, entre otros.

Taller

Taller “Papyri ARS”

Así que durante algún tiempo fui adquiriendo experiencia sobre intervención en obras orientales, utilizando técnicas tradicionales de restauración, conservación y montaje. Lo interesante de todas estas técnicas es que evolucionaron en oriente durante más de mil años y se siguen empleando en la actualidad con total garantía en la restauración de obras orientales. Conocerlas me ha permitido iniciar la búsqueda de nuevas soluciones para el tratamiento de obra gráfica de distinta naturaleza y origen. Así, por un lado, promuevo la aplicación de estas técnicas ancestrales a la conservación e intervención en obra gráfica occidental, en obra contemporánea sobre distintos soportes (papel, cartón o derivados), en el montaje de obras de gran formato o en la encuadernación occidental tradicional. Por otro lado, me permite también estudiar las obras orientales y, en el caso de que requieran de una intervención, acudir a los protocolos de tratamiento tradicionales o modificarlos. Me refiero a que puedo acometer una determinada aplicación desde el punto de vista de un restaurador occidental. Hay muchos pasos en los procesos tradicionales que no coinciden con los conceptos de la conservación y la restauración preventiva occidental. Por ejemplo, en el caso de la restauración de un rollo antiguo japonés: en occidente se plantearía siempre la necesidad de conservar todo el montaje tradicional, en Japón en cambio se optaría por eliminar el montaje original dañado para reponer uno completamente nuevo. Esto se debe no sólo a una disparidad de criterios de conservación, sino también a las dificultades que tenemos en occidente para acceder a todos los materiales necesarios para hacer una restauración “a la japonesa”. Hoy, los sistemas tradicionales japoneses son la base de la restauración contemporánea occidental.

En el año 1972 Ben Johnson publica por primera vez algunas posibilidades del uso de técnicas de montaje orientales en el mundo occidental. Unos 10 años más tarde, fueron Merryl Huxtable y Pauline Weber quienes adaptaron algunas técnicas al caso de las obras gráficas.

En cuanto a materiales occidentales, existen pocos papeles recomendables para su uso en restauración. El uso de papeles orientales a base de kozo es una parte importante del trabajo de un restaurador de obra gráfica. Esto se debe a las características específicas de su fabricación: fibra larga, falta de reapresto, gramaje bajo, etc; algo que es imprescindible en los tratamientos de refuerzo del soporte del papel.

Curso, conferencias y taller impartido por Katarzyna Zych sobre Artes tradicionales japonesas.

Curso, conferencias y taller impartido por Katarzyna Zych sobre Artes tradicionales japonesas.

Las técnicas tradicionales japonesas son fundamentalmente manuales, artesanales. Con algunas modificaciones pueden ser aplicadas en la obra gráfica, pero siempre con la idea de que son procesos tradicionales específicos para soportes de papel (kozo, misumata, gampi) o seda. Así que en el momento de intervenir obras sobre papel oriental o seda hay que acudir a estos sistemas. Tratar estas obras con sistemas occidentales podría ser contraproducente. Y viceversa: para aplicarlas en el tratamiento de soportes occidentales hay que pensar muy bien de qué manera hacerlo, ya que sus características son muy distintas. Tomando un ejemplo concreto, como la técnica de limpieza por capilaridad – facing: mientras en el caso de un soporte oriental prácticamente no podemos recurrir a ningún otro tipo de limpieza, no siempre podremos aplicar este tratamiento a soportes occidentales.

Algunas otras técnicas como la laminación o el secado en tensión son otros ejemplos que han nacido hace muchísimo tiempo en oriente, empleados para papel oriental o seda por sus características muy específicas. A la hora de aplicarlas en obra occidental de nuevo hay que ser conscientes de esto. Así la laminación será siempre una parte imprescindible del tratamiento de una obra japonesa para poder aplanarla y proceder al montaje, mientras que en Occidente se procederá al refuerzo mediante laminación sólo en casos de deterioro importante del soporte original.

Se podría hablar mucho sobre todo esto, aunque sólo quería hacer aquí una pequeña síntesis sobre este tema fascinante.

En los estudios de documentación se insiste muy poco en la conservación del material documental. De hecho, no hay demasiadas materias alusivas al tema en muchos de los grados ofertados ¿cree que los archiveros y bibliotecarios deberían tener más formación en este campo?

Es verdad, los archiveros y bibliotecarios que tienen interés en estas cuestiones tienen que buscar la información por sus propios medios o seguir cursos específicos de conservación. Los grados deberían tener asignaturas que permitieran adquirir conocimientos básicos cita 6para el mantenimiento y la conservación de diferentes materiales documentales. De hecho, en muchas ocasiones hemos organizado cursos formativos de conservación preventiva o de planificación de desastres a petición de los propios bibliotecarios, además de talleres abiertos al público en general o restringidos a los trabajadores de centros que han decidido dar una formación adicional a su personal.
En mi opinión, no solo necesitaría de esta formación el personal de bibliotecas y archivos, sino igualmente el personal de museos, o incluso los propios artistas deberían tener nociones sobre los materiales a emplear y modos de conservar sus propias obras. Así que también hay muchos artistas que tienen esta sensibilidad y se acercan para tener más información sobre materiales, sistemas de montaje, conservación, etc., ya que en ocasiones aparecen problemas en sus obras al poco tiempo de crearlas.

En los últimos tiempos se discute mucho sobre el empleo de guantes en la manipulación de los documentos ¿Cuál es tu opinión sobre esta práctica? ¿Considera innecesario el empleo de guantes?
Katarzyna Zych impartiendo un curso en la Bibliotea Nacional de Cataluña.

Katarzyna Zych impartiendo un curso en la Bibliotea Nacional de Cataluña.

He visto muchos casos de deterioro de capas pictóricas causados por no usar guantes o por usarlos de manera inadecuada. También es muy importante el tipo de guantes a emplear en función del tipo de obra y proceso. Pienso que lo más importante es que exista conciencia sobre el posible efecto del uso o no uso de guantes en la manipulación de obras. Para un restaurador esto estará claro y sabrá en qué momento podrá decidir usarlos o no, ya que podrá haber algún tratamiento que no se pueda efectuar con o sin ellos. Lo más importante será el uso de protección por parte de los que custodian los documentos, de aquellos que lo consultan y de las personas que realizan los montajes. Y cuando digo protección no me refiero únicamente a guantes, ya que alguien que consulta un documento no necesariamente sabrá usarlos de forma adecuada. En estos casos siempre será mucho más fácil proporcionar algún otro tipo de protección a la obra, como una cobertura transparente si fuera posible.

¿Restauración tradicional o restauración/retoque digital?

Son dos conceptos muy distintos y en mi opinión con finalidad diferente. La restauración tradicional es muy importante para conservar nuestro patrimonio documental para el futuro. La restauración/retoque digital es muchas veces imprescindible simplemente para reponer la funcionalidad de un documento, como pueda ser la visión de una imagen en fotografía o la legibilidad de un texto. Me parecen técnicas que pueden ser totalmente complementarias.

Administra un sitio web y un blog, Papyri ARS, ¿qué importancia concede a la difusión digital de la restauración de obra gráfica? ¿Es una buena herramienta para divulgar la profesión? ¿Es una buena plataforma para obtener clientes o éstos llegan por otras vías más tradicionales?

Logo PapyriarsEn los últimos años la tendencia es mejorar resultados de comunicación a través de las redes sociales para llegar a mucha más gente. Sin ninguna duda eso es ahora más importante que disponer de una página web convencional, pero también hay formas de vincular los dos canales y facilitar el acceso de las redes a la web y viceversa. Las cosas siguen cambiando. También surgen otras plataformas a nivel profesional, como LikedIn, que facilitan los contactos, el acceso a publicaciones, la información sobre eventos (congresos, jornadas, cursos, reuniones, etc). Y todo esto seguirá cambiando y habrá que mantenerse atento a las nuevas vías de comunicación. He tenido contactos de clientes y profesionales de distintas partes del mundo. Contactos inmediatos que antes eran impensables.
Es verdad que en los comienzos de cualquier profesional, para obtener clientes lo mejor es hacerse conocer a través del propio trabajo, con el “boca a boca”. Recuerdo al principio dejar mis ofertas profesionales en muchas instituciones y galería y no tener ninguna respuesta. Después de años de trabajo la gente te va conociendo y es muy diferente.

Papyri ars cabeceraHay varias vías para la divulgación de la profesión: la primera podría ser la de la propia empresa. con el trabajo diario. La segunda sería la vía de las relaciones entre profesionales,la adquisición de nuevos conocimientos, las publicaciones propias, el reconocimiento del trabajo a través de ellas, la docencia, etc; y la última, la del contacto con los jóvenes y los más pequeños. Pienso que para divulgar esta profesión y enseñar a cuidar nuestro patrimonio documental deberíamos empezar desde muy temprano, a nivel de enseñanza primaria o secundaria. Y esto lo he intentado llevar a cabo. La idea surgió con mi hija cuando, siendo aún pequeña, su profe le enseñaba a reparar todo con cinta adhesiva. Reaccioné en modo “restaurador”: ¿Cinta adhesiva? ¡No, por favor! Comencé entonces a trabajar en la idea de realizar talleres para niños. El último fue organizado para el Día del Libro, en La Fundación Cristino de Vera en La Laguna (Tenerife).

 Muchas gracias Katarzyna.


Ha sido esta una conversación interesante tanto para conocer mejor el trabajo desarrollado por esta importante restauradora, como para tener una visión general sobre el estado de conservación del patrimonio documental y gráfico en nuestro entorno insular. A través de sus respuestas comprendemos mejor la complejidad que encierra la adecuada preservación de los documentos. Y, desde luego, no podemos terminar sin valorar su gran trabajo en la introducción en España de los sistemas orientales. Sin duda es una de las artífices de que Occidente restaure con valores, técnicas y materiales orientales.

Si quieres conocer mejor la actividad desarrollada por Katarzyna Zych puedes acceder a los siguientes publicaciones y enlaces relacionados con cursos recientes impartidos:


Anuncios

Acerca de Fernando Betancor Pérez

Archivero (El Museo Canario), Licenciado en Documentación (UC3M), Especialista Universitario en Archivística (UNED), Licenciado en Geografía e Historia (ULL) Publicaciones
Esta entrada fue publicada en Archivo, Conservación, Documentos, Katarzyna Zych, Restauración, Restaurador y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La recuperación de la memoria (XI): dialogando con Katarzyna Zych, restauradora de obra gráfica y patrimonio documental

  1. Rita Udina dijo:

    Enhorabuena Katarzyna!!!!
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s