Una vida manuscrita: Unamuno en la Biblioteca Nacional

Una vez más nuestros pasos se dirigen hasta el Museo de la Biblioteca Nacional. Visitar Madrid y recorrer el paseo de Recoletos hasta llegar a este espacio museístico se ha convertido desde hace algunos años en una verdadera tradición para mí. Hasta tal punto es así que estar en Madrid y no visitar el museo de la Nacional –arrastrando conmigo a todo aquel que me acompañe– es como no haber visitado la ciudad. Siempre hay algún nuevo aliciente por el que llegar hasta allí. Porque, al margen de la magnífica exposición permanente –que también merece una “revisita” y de la que ya nos hemos ocupado con anterioridad–, las exposiciones temporales que dan forma a su programación anual hacen Yo Unamuno cartelque la visita nunca sea la misma. “Revisitar” en este caso nunca es sinómino de “repetir”: muy al contrario, implica siempre descubrir algo nuevo, identificándose ese descrubimiento en esta ocasión con la representación manuscrita de la trayecoria vital y profesional del gran Miguel de Unamuno.

Así, la “Sala de las musas” del museo acoge una selección de documentos originales generados por el escritor y filósofo, de los que un buen número -aunque no todos- forman parte  de los fondos custodiados por la entidad bibliotecaria nacional. En más de una ocasión hemos hecho referencia en este mismo blog a la importancia que presentan los archivos privados o archivos personales como representación de la memoria escrita de las personalidades que los generaron y/o acumularon. Así, los archivos personales expresan de manera nítida la vida -la memoria escrita– de los hombres y mujeres que los produjeron.

Íntimo Unamuno

Exposición “Yo, Unamuno”. Sección “Unamuno íntimo”.

La muestra de la que nos ocupamos, “Yo Unamuno” –comisariada por Colette y Jean-Claude Rabeté y María José Rucio Zamorano–, puede ser consierada una buena expresión de esta idea. De este modo, a través de una estructura diáfana se nos va presentando al Unanumo íntimo, al político, al autor dramático, al poeta y al novelista y ensayista. Cartas y manuscritos de diversas obras salidas de la inspiración de Unamuno nos ayudan a comprender mejor la vida del hombre, el quehacer del escritor y las elucubraciones del pensador.

“De Fuerteventura a París: diario íntimo del confiamiento y destierro vertido en sonetos”. Manuscrito autógrafo (Biblioteca Nacional de España)

Nuevamente la carta –que adquiere una especial relevancia a través de esa “epistolomanía” a la que refiere de sí mismo el propio miembro de la generación del 98– se erige en uno de las tipologías documentales más relevantes para el mejor conocimiento de la personalidad más íntima del remitente; pero también a través de nueve misivas remitidas a Cánovas, Francisco Fernández Villegas o Azorín, se sobrepasa el nivel de la intimidad más cotidiana, acercándonos al Unamuno político, contribuyendo a dibujar el contexto histórico y social en el que se desenvolvió el que en 1910 definiera las cumbres de Gran Canaria como “…tempestad petrificada…”. Precisamente el archipiélago canario está presente en la exposición a través del manuscrito de la obra “De Fuerteventura a París: diario íntimo del confiamiento y destierro vertido en sonetos”, uno de los documentos literarios autógrafos más destacados y valiosos exhibidos en la sección “Poesía”  de la muestra, aunque sin restar importancia a los manuscritos de “El Otro” y “El pasado que vuelve”, ambos piezas fundamentales en la sección dedicada a la faceta de don Miguel como dramaturgo.

díptico Yo UnamunoPero esta exposición no es solo destacable por reunir más de un centenar de documentos relacionados y/o producidos por Unamuno, sino por ser un claro ejemplo de la colaboración entre dos instituciones: la Biblioteca Nacional y la Universidad de Salamanca, centro este último que ha cedido 60 piezas (fotografías, dibujos, papiroflexia, etc.) conservadas en la Casa-Museo Unamuno que contribuyen a proyectar una imagen más exacta y precisa del filósofo bilbaíno. Exposiciones como esta pueden ser una evidencia de cómo –además de la consulta a través de la red– pueden existir lugares comunes en los que reunir archivos personales que se encuentran fragmentados en diferentes centros. El trabajo conjunto desarrollado por ambas instituciones ha contribuido a tener una visión más certera del personaje, aproximándonos a su vida a través de sus manuscritos. Sin lugar a dudas, ese “Yo” que da forma al título de la exposición, no podría expresarse mejor que a través de los propios manuscritos salidos de la inspiración de a quien ese “yo” hace referencia: Miguel de Unamuno, sea cual sea el lugar en que esos documentos se conserven.

Otra exposición que recomendamos a todos los que estén en Madrid este verano. Puede ser visitada en el Museo de la Biblioteca Nacional hasta el 20 se septiembre de 2015.


Desde aquí puedes acceder a la exposición virtual “Yo, Unamuno”


Anuncios

Acerca de Fernando Betancor Pérez

Archivero (El Museo Canario), Licenciado en Documentación (UC3M), Especialista Universitario en Archivística (UNED), Licenciado en Geografía e Historia (ULL) Publicaciones
Esta entrada fue publicada en Archivística y memoria, Archivo, Archivos personales, Archivos privados, Archivos y literatura, Biblioteca Nacional de España, BNE, Documentos, Exposiciones, Miguel de Unamuno y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una vida manuscrita: Unamuno en la Biblioteca Nacional

  1. Pingback: Una vida manuscrita: Unamuno en la Biblioteca Nacional | Alexandra Vidal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s