La recuperación de la memoria (VI): dialogando con Clara Bosch Rivas, restauradora de obra gráfica

Nuestro periplo por el territorio español en busca de restauradores de obra gráfica nos lleva nuevamente a Madrid, ciudad en la que reside desde hace algunos años nuestra protagonista de hoy: la restauradora Clara Bosch Rivas.

Clra Bosh trabajando.

Clara Bosch realizando una limpieza por inmersión de un documento.

Clara Bosch es diplomada en Conservación y Restauración de Documento Gráfico por la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Cataluña y Master en Proyectos de Conservación y Restauración: Pequeñas Colecciones y Conjuntos Patrimoniales por la Universidad de Barcelona.

Ha desarrollado su trabajo como resturadora, además de en talleres privados, en instituciones como el Archivo de la Corona de Aragón, el Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona o el Instituto de Estudios Fotográficos de Cataluña, habiendo disfrutado, asimismo, de diversas becas de formación.

En la actualidad su trabajo en el ámbito de la restauración y conservación, lo combina con el de encuadernación artística.

¿Cuándo decidiste que la restauración de obra gráfica sería tu profesión? ¿Vocación o descubrimiento?

He dado mil vueltas a esta pregunta, tratando de recordar las razones que me llevaron a escoger esta profesión. A día de hoy sé que elegí bien y consigo aprender y entusiasmarme con cosas nuevas cada día.
Siempre he tenido interés por el arte. Desde que era niña los regalos solían ser pinturas, lápices de colores, cuadernos, ceras…hasta me regalaron una caja de pasteles que ni sabía como utilizar. Por otro lado, mis padres siempre me han enseñado a ser cuidadosa y a guardar bien mis cosas.

Entre estas aptitudes y mis inquietudes personales acabé realizando la preinscripción al mismo tiempo en la Escola Superior de Conservació i Restauració de Béns Culturals de Catalunya y en el Ciclo de Grado Superior de Encuadernación Artística en la escuela Llotja. Todavía hoy no sé qué me empujó a actuar así, pero como he dicho, no me he arrepentido ningún día desde entonces

La restauración de obra gráfica puede ser considerada una de las expresiones menos conocida de la restauración. Mi percepción, por lo menos en el ámbito geográfico canario, es que en general hay muy pocos restauradores de documento gráfico ¿Crees que es así? ¿A qué puede deberse?

Desde mi punto de vista, cada año se gradúan personas bien cualificadas y motivadas para trabajar como restauradores de documento gráfico. El problema es que carecemos cita 1 clara boschde una infraestructura laboral para dedicarnos a la profesión: escasa inversión en cultura, desinformación de la sociedad, intrusismo laboral, etc. Es cierto que poco a poco se está llevando a cabo una concienciación de la importancia del Patrimonio pero creo que aún queda mucho trabajo por hacer para colocar al restaurador en el lugar que le corresponde.

A lo largo de los años 2011 y 2012-2013 has disfrutado de una beca Formarte concedida por el Ministerio de Cultura ¿Qué ha supuesto poder trabajar en la Biblioteca Nacional? ¿Crees que existen suficientes ayudas para que los jóvenes restauradores puedan emprender su camino profesional?
bne carteles

Clara Bosch colocando un gel rígido sobre un cartel (Biblioteca Nacional)

Mi experiencia en la Biblioteca Nacional ha sido muy buena. He podido aprender de profesionales, disponer de un laboratorio equipado y poder trabajar con un gran surtido de papeles occidentales y orientales.
Como he comentado anteriormente, la situación ideal para la restauración sería una mayor inversión y más recursos para llevar a cabo más proyectos de restauración.
En este sentido, no pretendo reivindicar la escasez de trabajo o becas para los restauradores, sino más bien en la falta de inversión para la preservación de bienes culturales que se están perdiendo

En el ámbito de la restauración de documentos y obra gráfica ¿cuál es el mayor reto al que te has enfrentado?

Cada nuevo proyecto que he llevado a cabo ha supuesto un desafío nuevo y motivador, gracias al cual he podido aprender. Hay dos cosas que me gusta hacer en esta profesión. La primera es estudiar técnicas, materiales y procedimientos para estar al día. Y la trabajo en equiposegunda, compartir conocimientos con otros restauradores. Durante seis meses estuve como becaria en el Museo Marítimo de Barcelona restaurando obra gráfica de gran formato. Destacaría el trabajo en equipo que realizamos donde las opiniones, ideas y criterios fomentaban la discusión y el intercambio de conocimientos. Creo sinceramente que el trabajo en equipo es importante en nuestra profesión.

Como archivero estoy acostumbrado a trabajar con documentación textual con unos soportes de dimensiones semejantes al folio, pero tú has trabajado en diversas ocasiones con grandes formatos ¿presenta este tipo de obras una dificultad añadida en el instante de proceder a su restauración?

Para poder llevar a cabo intervenciones de obra de gran formato es necesario disponer de un espacio dentro del taller adecuado para las dimensiones de la pieza. Además de formar un equipo de trabajo y así manipular cómodamente las obras. En la Biblioteca Nacional participé en el proyecto de restauración de un conjunto de carteles. En primer lugar la Biblioteca cedió un espacio, se formó un equipo de trabajo y se determinaron las metodologías y procedimientos de restauración. El gran dilema era la manipulación de las piezas, por lo que antes de intervenir se ensayaban todos los pasos para realizarlos con seguridad.

Y siguiendo con los grandes formatos, en tu artículo sobre la restauración de planos de Narcís Monturiol haces referencia al empleo de una combinación de técnicas occidentales y técnicas orientales ¿es la restauración una profesión en continua experimentación? ¿cuánto de ciencia y cuánto de “arte” hay en esta disciplina?

Efectivamente, no concibo la restauración sin la experimentación y la búsqueda de nuevas técnicas, procedimientos o materiales.
Considero la restauración como una disciplina principalmente científica, donde el restaurador debe de conocer y estudiar los materiales con los que trabaja y los que va a emplear en la intervención. Encuentro fundamental poder trabajar conjuntamente con
un químico, para conocer las reacciones de los más que arteelementos que se manejan. Al fin y al cabo la restauración de una pieza es un trabajo interdisciplinar donde intervienen restauradores, químicos, historiadores, etc.
Más que “arte”, creo que la restauración requiere de “técnica”. Conocer bien los procedimientos, hacer pruebas y ensayos, y no dejar nada al azar o la subjetividad del restaurador.

Agua, fuego, xilófagos, tintas, acción antrópica… ¿Qué agente crees que es más nocivo para el documento?

Analizando las diversas causas por las que una pieza se deteriora, creo que la principal fuente de alteración son los factores ambientales: luz, humedad, temperatura y agentes contaminantes. Y es el hombre el que los modifica y altera de manera más directa.
Desde la elección del papel o la tinta para elaborar el documento, pasando por la distribución y acondicionamiento del espacio donde se va a almacenar, o las condiciones y las precauciones que se establecen para su manipulación y consulta. Todas estas variables modifican y afectan a la conservación del documento y dependen única y exclusivamente del ser humano.

Una de tus especialidades es la encuadernación ¿Qué dificultades y peculiaridades presentan las encuadernaciones para su restauración?
Cabezada

Realización de una cabezada en una encuadernación contemporánea.

Durante mis prácticas en la Biblioteca Nacional en el 2007, tuve que enfrentarme por primera vez a la restauración de una encuadernación. En ese momento, me di cuenta que tenía que estudiar en profundidad las diferentes técnicas para poder entender la mecánica del libro.

En mi opinión es en esa mecánica y estructura del libro donde reside la principal dificultad para su restauración: tipo de costura, unión de las tapas con el bloque, materiales de recubrimiento, técnicas decorativas, etc.

Intervención de una encuadernación donde se reforzaron y prolongaron los nervios.

Intervención de una encuadernación donde se reforzaron y prolongaron los nervios.

A día de hoy, sigo realizando todos los cursos que puedo y observando con detenimiento encuadernaciones tanto antiguas como contemporáneas. Considero que para poder intervenir una encuadernación es fundamental estudiar y ver muchas tipologías y así poder restaurarlas manteniendo su autenticidad e historicidad.

En los estudios de Documentación se insiste muy poco en la conservación del material documental. De hecho, no hay demasiadas materias alusivas al tema en muchos de los grados ofertados ¿Crees que los archiveros y bibliotecarios deberían tener más formación en este campo?

En mi opinión, nociones básicas son necesarias. Pero el archivero debe de tener siempre acceso a un profesional conservador y restaurador. Y esta formación puntual debe ir cita 5 clara boschorientada a facilitar la comunicación entre ambos.
En la escuela de restauración, tuvimos una asignatura sobre archivística en la que aprendimos conceptos generales para entender mejor su funcionamiento relacionado con la labor del restaurador.
Como he mencionado antes, considero necesario realizar un trabajo interdisciplinar entre el archivero, el restaurador, etc. Donde cada profesional aporte sus conocimientos y el resultado final sea el fruto de un proyecto compartido.

En los últimos tiempos se discute mucho sobre el empleo de guantes en la manipulación de los documentos ¿Cuál es tu opinión sobre esta práctica? ¿Consideras innecesario el uso de guantes?

Respecto a la manipulación de las obras considero que es necesario utilizar guantes.
En este sentido, el restaurador puede realizar una labor pedagógica a la hora de presentar su profesión en reportajes o documentales. Está claro que tratará siempre de extremar las precauciones y manipulará las piezas que muestre con cuidado y prevención. Pero al mismo tiempo, puede concienciar al público de la necesidad de emplear guantes para su consulta.
A la hora de trabajar en la intervención de una pieza, es necesario tener un contacto directo con el documento. La manipulación de la obra no es igual cuando la consultas que cuando la intervienes.

¿Restauración tradicional o restauración/retoque digital?

Desde mi punto de vista, ambas son necesarias. Por un lado, las obras originales necesitan preservarse en condiciones óptimas para ralentizar su progresivocita clara bosch 4 envejecimiento.
Por otro lado, la digitalización facilita el acceso al contenido de las obras a investigadores o al público en general. La restauración digital es necesaria para mejorar la legibilidad del contenido. En este sentido, los soportes informáticos pueden ofrecer las dos visualizaciones: el estado original de la obra, y una disposición óptima para su consulta. Creo que, en este sentido, lo importante es que el usuario sepa cual de las dos está viendo para no perder información.

¿Qué importancia concedes a la difusión a través de estrategias digitales de la restauración de documentos? ¿Es una buena herramienta para divulgar la profesión? Administras el blog Bosch Books, ¿Es una buena plataforma para obtener clientes o éstos llegan por otras vías más tradicionales?

La difusión de la restauración a través de Internet o soportes digitales supone una blogimportante vía de información y comunicación. Hoy en día es posible estar al tanto de novedades en cuanto a técnicas de intervención, materiales y procedimientos. En Linkedin se abren debates a diario. Además estos últimos meses se ha podido ver en las redes sociales, el proyecto de restauración de unos bocetos de Joaquín Sorolla, llevado a cabo por el Institut Valencià de Conservació i Restauració de Béns Culturals. El seguimiento realizado por el personal del Institut ha abierto las puertas de su taller durante todo el proceso a todo tipo de público para difundir la labor que realiza y dar a conocer sus métodos de trabajo. Para mí ha supuesto una iniciativa muy buena, creo que marca el camino que deberíamos seguir.
Hace un año comencé a exponer los trabajos de encuadernación contemporánea que estaba realizando a través del blog Bosch Books. A día de hoy me planteo Bosch Books como mi carta de presentación mostrando los servicios que puedo ofrecer, tanto de restauración como de encuadernación. Por el momento, los clientes llegan por vías tradicionales, es complicado darse a conocer. Es una buena herramienta para ello, pero no es ni mucho menos la única. Ha sido gracias al blog que hemos podido contactar y conocernos para realizar esta entrevista.

Muchísimas gracias Clara por ofrecernos más noticias sobre tu trabajo y sobre el interesante mundo de la restauración y la conservación.


Es cierto, fue a través del blog como entramos en contacto, convirtiéndose en un instrumento ideal, no sólo para darnos a conocer, sino para poner en relación a profesionales de ámbitos afines. La presencia de Clara Bosch en la red es muy abundante, así que si quieres conocer más sobre ella y su trabajo puedes hacerlo, además de accediendo a Bosch Books, a través de sus perfiles en Pinterest, Instagram, linkedin y facebook.


Anuncios

Acerca de Fernando Betancor Pérez

Archivero (El Museo Canario), Licenciado en Documentación (UC3M), Especialista Universitario en Archivística (UNED), Licenciado en Geografía e Historia (ULL) Publicaciones
Esta entrada fue publicada en Archivística, Archivo, Clara Bosch, Conservación, Documentos, Restauración, Restaurador y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La recuperación de la memoria (VI): dialogando con Clara Bosch Rivas, restauradora de obra gráfica

  1. BOSCH BOOKS dijo:

    Reblogueó esto en y comentado:
    Fernando Betancor, archivero y documentalista, está realizando entrevistas a diferentes restauradores de obra gráfica para dar a conocer nuestro trabajo.
    Me ha tocado estrenar diciembre, en este enlace podéis leer la entrevista.
    También ha entrevistado a BBlasi – Conservació i restauració de patrimoni documental, Restauració d’obra gràfica · Rita Udina, Gemma María Contreras Zamorano, Restauración y Encuadernación Camacho, entre otros. ¡Animaros y curiosear!

  2. Pingback: Restauradors de paper: Clara Bosch | Laura Feliz-Oliver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s