La memoria personal: los archivos privados

El interés que los archivos privados –ya sea familiares, personales, empresariales, etc-, han despertado en los últimos años, pone de manifiesto la importancia que presenta la conservación de la memoria de los escritores, pintores, políticos, científicos, historiadores… Preservar su memoria favorece, sin duda alguna, la salvaguarda de la vida de todas estas personalidades que han contribuido a generar pequeñas –o grandes- historias personales que, de una manera conjunta, dan lugar a la gran Historia.
En los últimos meses hemos sido testigos de la donación de archivos personales a diversas instituciones. Así, Antonio Muñoz Molina y Jesús Marchamalo han entregado sus manuscritos y documentos personales a la Biblioteca Nacional (España). El fotógrafo Joan Colom ha cedido su interesante colección al Museu Nacional d´Art de Catalunya (MNAC). Del mismo modo, los papeles personales de los poetas Miguel Hernández y Arcadio Pardo se custodian en el Instituto de Estudios Giennenses y la Fundación Jorge Guillén respectivamente. Cada una de estas colecciones y agrupaciones documentales, en la mayoría de las ocasiones entregadas desinteresadamente por sus productores y acumuladores, serán sometidas a los procesos archivísticos pertinentes con la finalidad de ponerlos en valor y hacerlos accesibles a los investigadores, además de contribuirse con esos trabajos técnicos –especialmente complejos en este tipo de archivos debido a la heterogeneidad de soportes y tipologías-, a su adecuada conservación y control.

En Canarias el trabajo desarrollado tradicionalmente en el ámbito de los archivos públicos ha hecho que las colecciones y fondos privados hayan quedado en segundo plano. Sin embargo, en los últimos años –siguiendo la línea general dominante en el resto de España-, se ha asistido a un despertar de esta “olvidada” y compleja tipología de archivos. Los trabajos emprendidos en los Archivos Históricos Provinciales insulares, en las Casas-Museo grancanarias (Casa-Museo Pérez Galdós, Casa-Museo de ColónCasa-Museo León y Castillo) o en El Museo Canario –institución en la que se conservan 33 agrupaciones de este tipo- son fiel reflejo de ello. Así, las memorias del escritor Benito Pérez Galdós, del político Fernando de León y Castillo, del pintor Juan Ismael, de la poetisa Ignacia de Lara o del antropólogo Gregorio Chil y Naranjo, entre otros muchos, puede ser rastreada a través de su memoria escrita gracias a la donación y legado de sus documentos a instituciones para disfrute y estudio de los investigadores e interesados.

Anuncios

Acerca de Fernando Betancor Pérez

Archivero (El Museo Canario), Licenciado en Documentación (UC3M), Especialista Universitario en Archivística (UNED), Licenciado en Geografía e Historia (ULL) Publicaciones
Esta entrada fue publicada en Archivística, Archivística y memoria, Archivos personales, Archivos privados y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s