La memoria escrita del artista

El día 12 de junio se inaugura en el madrileño Museo Thyssen una muestra sobre la obra de Edward Hopper (1882-1967). Como suele suceder en estos casos, la exposición ha sido afortunadamente un buen pretexto para la publicación de monografías y ensayos sobre el melancólico y silente pintor norteamericano Entre estos estudios adquiere un especial sentido para nosotros el titulado Edward Hopper. Pinturas y dibujos de los libros de cuentas, en el que Deborah Lyons, presenta y analiza los cuadernos de contabilidad en los que el pintor dejó constancia de las obras que pintó y vendió a lo largo de su trayectoria artística. Cada una de las anotaciones va a acompañada de una reproducción aboceta del cuadro, así como de comentarios relacionados, entre otras cosas, con el proceso creativo.

Lyons, D.: Edward Hopper. Pinturas y dibujos… Madrid : La Fábrica, 2012

Cada una de las anotaciones va a acompañada de una reproducción aboceta del cuadro, así como de comentarios relacionados, entre otras cosas, con el proceso creativo

Los cuadernos de contabilidad de Hopper, que formarían parte en su origen del archivo personal del artista, son algo más que un minucioso inventario. Son un reflejo de su propia vida. Lo contenido entre esas páginas es su memoria personal y profesional. A través de ellas podemos conocer su poética estética personal, detalles de su relación con su mujer, el nivel de ventas y aceptación de su obra…En definitiva, estos cuadernos, conservados en el Museo Whitney (Nueva York), reproducen la vida artística y personal del pintor.

Como se afirma en la excelente crónica publicada en El País: “…Esta es la historia de un matrimonio…”. Sin embargo, esos apuntes van más allá de lo puramente doméstico. Forman parte de la historia de la pintura del siglo XX. Es cierto que los historiadores del arte tienen en la pintura, en las realizaciones estéticas, la fuente primaria sobre la que analizar la producción de un artista. Ahora bien, no es menos cierto que los documentos de archivo, las cartas, los manifiestos, las notas o cuadernos de contabilidad como al que nos referimos, constituyen una fuente a través de la que reconstruir la memoria, muchas veces olvidada, de los artistas.

Anuncios

Acerca de Fernando Betancor Pérez

Archivero (El Museo Canario), Licenciado en Documentación (UC3M), Especialista Universitario en Archivística (UNED), Licenciado en Geografía e Historia (ULL) Publicaciones
Esta entrada fue publicada en Archivística y memoria, Exposiciones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s